sábado, 4 de mayo de 2013

Iron Man: razón de luz


Un poderoso imán salva mi pecho
de mil restos antiguos de metralla
y trae cada crepúsculo a mi lecho
la luz que me da fuerza en la batalla.

Cerca el metal oscuro el corazón
en su asedio lentísimo y certero
y tan solo la luz con su razón
mantiene al rey blanco en el tablero.

No obstante, hay que cambiarla cada noche,
renovar en las sombras la energía,
y eres tú quien me cambia, tú el reproche

a la muerte, tú el sol que envidia el día.
Bendita seas, Pepper, que demoras
los dardos imparables de las horas.

2 comentarios:

F.Argensola dijo...

Muy guay :)

Arturo García dijo...

En hora buena. Jaime.
Brillante !!