jueves, 24 de enero de 2013

Credo poético

 
            Elliott Erwitt         
                                                                                                                                                  
                                                                                              Al calor de Unamuno
La noche está acabando y aún no existen
las formas ni los nombres.
El mundo, en la ventana del hotel,
es posibilidad y asombro, y
la niebla deja todo
el sol en nuestras manos.

Los jardines secretos,
las ciudades prohibidas hoy nos llaman;
es posible el amor y la aventura.
En la bruma nos veo, batallando
contra un pérfido ejército de orcos,
salvando a un pueblo entero de las llamas,
cazando un uro gigantesco o disfrutando,
en la noche después de la victoria,
de los vinos del triunfo y del placer.

Todo es posible, amor,
y las cuerdas que hoy atan mis muñecas
no son más que el tributo
que tuve que pagar cuando robé
este cincel y este martillo.

Ahora bésame y cógelos.
¿Sientes ya su poder?
Ven, bésame de nuevo: es el momento
de esculpir de una vez la blanca niebla.