martes, 13 de marzo de 2012

Clasificación general de la patata


Las patatas. Ya sabe lo jodidas que son las patatas. Pueden tener cualquier forma y tamaño. Su color es indefinido y pobre. Y no me venga con el cuento de que han salvado muchas vidas, no estamos hablando de eso. No, no estamos hablando de eso. Hay patatas del tamaño de la cabeza de un ratón y patatas con forma de feto y patatas que parecen cebollas. Dicen que en Pola de Siero hay una patata del tamaño de una nevera y que el anciano que la ha cultivado la utiliza como estantería. Hay patatas verdes: verde oscuro, verde amarronado, verde verde; y también marrones: marrón averdosado, marrón claro, marrón marrón.
Mierda, considere entonces los demás tipos de patata. Hay patatas fritas y patatas asadas y patatas cocidas. Algunos filósofos extravagantes afirman haber conocido la existencia de patatas dialécticas, con corrientes de convección internas, como las del aire o las del manto de la Tierra. Dentro de las patatas fritas están las patatas fritas de mamá, que pueden recordar a muchas cosas, como a un prisma rectangular o a un ala de avión o a una goma de borrar. Todo es cuestión de tamaño. También se incluyen en esta categoría las patatas fritas de bolsa, que pueden ser Cheetos (Cheetos Pandilla o Pelotazos), Lays, Ruffles, las de la marca blanca del Carrefour, las de la marca blanca del Alimerka, las de la marca blanca del Mercadona. Podría usted argumentar que éstas no tienen forma de patata, pero ya ha visto que no sé cuál es la forma de patata (y, además, ¿la patata es la forma o la materia? Porque si se tritura una patata, sigue siendo patata. Quizá la patata sea la madera, y no el árbol). En la categoría de las patatas fritas se encuentran, así mismo, nuestras compañeras insaciables de aceite, las patatas fritas del McDonalds. A primer olor, uno piensa que son iguales que las de mamá. Error. Pueden ser normales o deluxe. Las normales son sombras de las patatas de mamá. Las patatas de mamá son las Ideas y la chica de los granos el demiurgo, no sé si me entiende. Por eso les echamos ketchup, y eso que no me gusta el ketchup, prefiero la mayonesa. Las patatas deluxe están buenas, están muy buenas. Algo raro pasa con ellas. Yo diría que son unas patatas fuera de la ley, están curtidas en muchas batallas. Como ve, la Gran Patata se expande y sus limites son cada vez más imprecisos (aunque cabría decir que son igual de imprecisos que todos los límites). Un amigo mío oyó decir, incluso, que hubo un tiempo en que las Pringles, esas tortitas uniformadas y translúcidas, fueron consideradas patatas. Ya ve usted qué cosas tienen las patatas. Siempre jodiendo, las patatas.